lunes, 17 de septiembre de 2012

Letras pasadas

Descubro que el amor se me escapa entre los dedos,

que mi alma rota por tu inconsciencia

me desgarra las entrañas del recuerdo.

Te creí, bebí tus palabras, tus caricias, tus besos,

recreando un futuro contigo,

enalteciendo esa esencia que éramos tú y yo,

ese espejo paralelo que se cruza y tu no entiendes.

Tu quisiste traspasar la puerta,

beber el amor que te ofrecí para escupirlo al tiempo

como si fuera el veneno que condenaba tu vida.

Yo te quise,

libre o con cadenas de otras manos,

pero te quise...

Cerré los ojos tan fuerte

para soñarte un mundo perfecto

que no vi la fortaleza  donde atrapaste mi ilusión.

Perdida, busqué mil formas  de trepar hasta tu cuerpo

con intención de abrazar tu alma,

y encontré solo la piel y ese deseo que nos llevaba

a la intersección perfecta,

de tu cuerpo y el mío...

pero mi alma se iba rompiendo

con cada beso que negabas haberme ofrecido.

Tal vez formaba parte del sueño...

Ahora me toca recomponer

los pasos que anduve hacia atrás buscándote,

para no mirarte de frente

y tropezar contigo

en la misma ruina de tu miedo,

tu soberbia y ese orgullo

de narciso enaltecido.